Astrología desde el enfoque Huber

  

Breve resumen de los libros "El Reloj de la Vida", vol. 1 y 2 de Bruno y Louise Huber, editado en el Manual del alumno IV de los cursos a distancia de la Escuela Española Huber.

Utilizar la carta natal como un reloj de la vida puede resultarnos útil para ayudar a identificar los puntos importantes de crecimiento psicológico, tanto del pasado como del presente, e incluso del futuro. A pesar de que existen momentos de la vida en que vivimos etapas más fluidas que otras, cada ciclo es un paso potencial en el camino de la individualización. Comentar sobre cada uno de estos puntos puede ser útil en una situación de consulta, al igual que tener conocimiento de la fase psicológica actual en la que nos encontramos.

La progresión de la edad

El concepto de la progresión de la edad y su aplicación al horóscopo es simple y profundo a la vez, ya que es una parte vital de cualquier análisis astrológico y/o sesión de consulta. La Astrología tradicional estableció un enlace entre el movimiento de los planetas y la vida del individuo a través del método del "día por año", conocido como progresiones secundarias.

Sin embargo, el enfoque Huber difiere en cuanto a que consideramos que hay que dar prioridad a la progresión de la edad refiriéndonos al horóscopo natal y a lo que en él se refleja simbólicamente.

En algunos círculos astrológicos existe una tendencia a percibir relaciones directas entre los planetas en progresión o tránsito del horóscopo, y los acontecimientos específicos de la vida cotidiana de un individuo. En casos extremos, puede que la persona no se atreva a salir de casa sin haber consultado antes las efemérides para comprobar los tránsitos del día. Esta persona no consigue reconocer la compleja e intrincada relación entre los acontecimientos internos y externos. No obstante, de la misma manera que el microcosmos es el reflejo del macrocosmos, como se describe en la ley universal de "tal como es arriba, es abajo", podemos igualmente considerar que "tal como es adentro, es afuera".

Según la propuesta de Huber, el horóscopo individual se considera como un reflejo de nuestra estructura psicológica interna, que con el paso del tiempo es posible variar a través de nuestras experiencias y percepción del mundo. Utilizando la progresión de la edad y aunque sea posible describir algunas cualidades que irán asociadas a una manifestación externa como acontecimiento en un momento determinado de nuestras vidas, no podemos afirmar por ello que tenga lugar un evento concreto, ni temer ninguna catástrofe que se involucre con circunstancias externas.

Puesto que el horóscopo no refleja una estructura psicológica exterior, puede que la percepción simplemente se de a nivel interno, sin que aparezca ningún acontecimiento externo específico. Al ir contra todas estas bases, el hecho de entrar en el área de predicción de acontecimientos al que la gente está acostumbrada puede resultar extremadamente engañoso.

El reloj de la vida: La relación del hombre con los números cósmicos 6 y 72

La progresión de la edad, utilizando el método Huber, implica considerar al horóscopo simbólicamente como un reloj en el tiempo, donde las horas están marcadas por las cúspides de las casas. El Ascendente es el punto en el que empieza el tiempo para la persona, y la aguja se mueve a través de las casas en sentido contrario a como lo haría un reloj. Cada casa representa un período de vida de seis años. A la edad de 72 años llegamos de nuevo a nuestro lugar de nacimiento y entramos en otra espiral.

Puede surgir la pregunta de por qué escogemos la edad de 72 años para el ciclo completo. De forma breve y sintética podemos considerar que éste es el número clave al que se ha llegado empíricamente, por diferentes razones.

El número 72 es múltiplo de 6, y al tratarse del círculo de 360º, cualquiera que sea el sistema de división empleado, es posible dividirlo por este número en partes iguales. No hubiera sido viable utilizar los números 7 y 84.

Simbólicamente, 72 años pueden concebirse como un "Día Cósmico" al compararse con el gran Año Cósmico de 25,920 años. Como punto de interés podemos señalar que si dividimos este número por 12 (el número de signos), llegamos al Mes Cósmico de 2,160, y si lo volvemos a dividir por 30 (grados de un signo), el resultado es 72. Por tanto, si dividimos 25,920 por 72, llegamos a 360, es decir, el número de grados que tiene un círculo. El número 72 también se encuentra en otras áreas, incluyendo el tiempo que tarda la precesión del equinoccio en moverse un grado por año a través del Zodíaco.

También se aproxima al tiempo bíblico de la vida del hombre: 70 años. Gracias a todo ello, es posible percibir una relación entre el hombre y el universo, en el que habita. Para Pitágoras, el número 6 significaba el mundo, que fue representado en forma de círculo. Así que el número seis está relacionado con el círculo, el horóscopo, y el número 72 (72 : 6 = 12).

Sistemas de casas en la progresión de la edad

Aunque se puede demostrar que numéricamente existe una relación entre el hombre y el universo, los Huber dispusieron muchos años de investigación para aplicar estos números significativamente al horóscopo con una base específica de tiempo. Quizás el factor que requirió una investigación más detallada fue toda el área del sistema de casas. Se planteaban tres sistemas diferentes: Campanus, Plácidus y Koch.

El tamaño de las diferentes casas de Koch puede presentar ciertas variaciones claramente marcadas, tanto dentro de una carta como al comparar con otras. A veces, un mismo signo puede extenderse por tres casas. En otras ocasiones, como cuando el tamaño de la casa es grande, puede que hayan tres signos zodiacales en el espacio de una casa. Después de un estudio exhaustivo acerca del sistema de casas, todas las cartas Huber se han realizado utilizando el método de Koch.

Cualquiera que sea el tamaño de las casas, el tiempo que tarda el punto de la edad en atravesar desde la cúspide de la casa hasta el final de la misma, es de un periodo constante de seis años.

Cálculo del punto de reposo (PR) y el punto de equilibrio (PI) de las casas

En el capítulo 2 de "El Reloj de la Vida" se dan instrucciones sobre cómo calcular dónde caen el Punto de Reposo y el Punto Invertido (al que en estas lecciones nos referiremos como Punto de Equilibrio) en cada una de las casas. Se dan unas tablas que permiten calcular la posición exacta de estos puntos una vez encontrado el tamaño de una casa. Tanto en "El Reloj de la Vida" como en "Las doce casas astrológicas" (páginas 147 - 149), se da información detallada que permite al estudiante la realización de dichos cálculos, de forma que no es necesario seguir desarrollando aquí el tema.

Cálculo de la posición del punto de la edad

Además de calcular el Punto de Reposo y el Punto de Equilibrio de las casas, será necesario identificar exactamente dónde se encuentra el Punto de la Edad en la carta, para un momento determinado. Los cálculos son sencillos y se encuentran de nuevo en el libro de los Huber "El Reloj de la Vida".

Al tratar con detalle una carta, puede resultar útil incluir todas las señales de la edad o "age markers" (señales que incluimos en la carta natal como significadoras de acontecimientos, eventos u otras indicaciones que creamos oportunas) en una o varias casas. Allí donde puedan localizarse planetas en una casa, o donde haya un cambio de signo, estas señales pueden ayudar a clarificar la naturaleza y el paso en el tiempo de experiencias o acontecimientos particulares.

La curva de intensidad de las casas

A medida que el Punto de la Edad se mueve a través de una casa, nos encontramos con otra importante característica de la progresión de la edad. Dentro de cada casa hay un foco sobre un tema en particular, pero con el movimiento del Punto de la Edad a través de la casa, la expresión de ese tema varía en intensidad. De la misma manera que podemos observar ritmos y ciclos en el mundo de la naturaleza, también podemos encontrar modelos cíclicos de energía observando el movimiento del Punto de la Edad. Los dos polos o extremos entre los que esta energía se mueve son la cúspide y el Punto de Reposo de la casa.

En la mayoría de fuentes astrológicas ha existido señales y zonas de alta intensidad asociadas con los cuatro ángulos principales de la carta natal: el AC, DC, MC e IC. Se ha demostrado que estas áreas de máxima energía afectan especialmente a los planetas que están en relación o cerca de estos ángulos. De forma similar, cuando el Punto de la Edad viaja por estos ángulos, hay una intensidad focal en el tema de esta casa, por lo tanto no sólo es aplicable a los cuatro ángulos principales, sino que también se vivencia a través del movimiento del Punto de la Edad por encima de la cúspide de cada casa.

El período de alta intensidad empieza cuando el Punto de la Edad se mueve a la altura del Punto de Reposo de la casa anterior. Hay un momento de convergencia creciente que alcanza su punto máximo cuando el Punto de la Edad pasa por la cúspide de la casa, y luego va disminuyendo a medida que el Punto de la Edad se dirige al Punto de Reposo siguiente.

Puede que el estudiante se esté preguntando qué es exactamente lo que aumenta y disminuye en intensidad, con el movimiento del Punto de la Edad. Pues bien, las cúspides de las casas son zonas de gran actividad, y es ahí donde las energías se acumulan con más fuerza y son intensamente dirigidas hacia el exterior, hacia el medio ambiente. De esta forma, a medida que el Punto de la Edad pasa por cada cúspide, nos encontramos que nuestras energías se dedican más activamente al trabajo externo asociado al tema de esa casa.

De forma similar, un planeta que esté situado cerca de la cúspide de una casa es capaz de expresar sus energías hacia el mundo exterior de forma efectiva, especialmente en relación con las actividades asociadas a esa casa.

 

El punto de reposo (PR)

Los Puntos de Reposo se encuentran en el centro del espectro. Es este el momento de nuestra vida, en el que la energía que disponemos para expresar hacia el exterior es baja y poco expresiva. A veces, cuando el PE pasa por un PR, o algún planeta en tránsito conjunta con el PR, podemos sentirnos débiles o deprimidos, o quizás notemos que dentro de nosotros está sucediendo algo inexplicable. Se trata de un período de contracción de la actividad externa en el que se nos pide que dispongamos la energía del tema de esta casa para valorar internamente. También puede ser un punto de crisis en nuestra conciencia, si nos resistimos al cambio que la vida impone.

El Punto de Reposo de una casa es el indicador que señala el momento y el tema (casa) en el que debemos empezar a movernos para atender la etapa siguiente de nuestra vida. En realidad es una situación que comporta desconcierto, porque una parte de nosotros siente temor a lo desconocido, puesto que el Punto de Reposo conlleva una energía distinta actuando sobre nosotros, y puede que haya resistencia respecto a una fuerza superior que nos está llamando. Pero justamente, éste es el punto que disponemos como canal para que nuestro Yo interno se desarrolle, donde los planetas son herramientas que utilizamos para penetrar en el reino interior.

En el Punto de Reposo, la cualidad eterna del Yo que reside en el centro, se extiende hacia nosotros desde el círculo de nuestra carta. No podemos parar del todo el trabajo exterior, pero sí es un momento en el que se puede realizar un trabajo de colaboración con el alma. Puede que se trate de un período de "vuelta a casa" pues el alma siempre nos está esperando. El Punto de Reposo es una oportunidad muy valiosa para volver a prestar atención al Yo interno y situarnos en el centro. Es el principio de una nueva motivación, y la energía que la vida nos ofrece para entrar en un nuevo ciclo.

El Punto de Reposo de cada casa se alcanza tres años, ocho meses y quince días después de la cúspide en la casa. La medición utilizada para calcular el Punto de Reposo se conoce como la División Aúrea, y en términos de proporción está a 0,618034 deducida del tamaño de la casa: Es poco menos de las dos terceras partes del camino a través de la casa.

El punto de equilibrio (PI)

El Punto de Equilibrio no se identifica con tanta facilidad, como por ejemplo, la cúspide de la casa o el Punto de Reposo. Mientras que estos dos últimos puntos se encuentran en ambos extremos del movimiento de energía, el Punto de Equilibrio está allí donde estos dos extremos se mantienen en equilibrio. Así, no existe ni la contracción de la actividad externa que se encuentra en el Punto de Reposo, ni la expresión intensa que se encuentra en la cúspide, con el riesgo de que la expresión esté más allá del control de la persona.

En el Punto de Equilibrio los dos extremos se mantienen en equilibrio, de forma que puede existir una expresión controlada de las energías. De esta manera, aquí las energías pueden concentrarse productiva e inteligentemente. Los proyectos empezados en un Punto de Equilibrio de la vida pueden ser de larga duración si se han emprendido con cuidado y reflexión.

El Punto de Equilibrio también está a 0,618034 en el interior de la casa, pero se mide desde el final de la casa hacia atrás. En términos de tiempo, alcanzamos el Punto de Equilibrio a los dos años, tres meses y quince días, atención: después de cruzar la cúspide de la casa.

El movimiento del punto de la edad a través de las casas

En el interior de cada casa pueden distinguirse tres áreas distintas: desde la cúspide de la casa hasta el Punto de Equilibrio, desde el Punto de Equilibrio hasta el Punto de Reposo, y desde el Punto de Reposo hasta la siguiente cúspide de casa.

Cada una de estas áreas está asociada con una de las tres cruces. De esta forma, el período que va desde la cúspide hasta el Punto de Equilibrio pertenece a la cruz cardinal, y la cualidad del impulso hacia el exterior se hace mucho más evidente durante esta fase. El período desde el Punto de Equilibrio hasta el Punto de Reposo es de consolidación, y está relacionado con la cruz fija. El período que va desde el Punto de Reposo hasta la siguiente cúspide de casa es un período de cambio asociado con la cruz mutable.

Hemos visto el aumento y la disminución de la energía de cada casa con el movimiento del Punto de la Edad. Al observar los procesos, tanto en nosotros como en el mundo exterior, podemos detectar tres fases de desarrollo. En la primera fase se concibe una idea, que va seguida por el impulso hacia la acción y posteriormente, la idea y la acción llevan a la creación de unas formas. Pero el proceso no se detiene en este momento, pues surge la segunda fase de reflexión en la que contemplamos las formas que hemos creado y vemos maneras de mejorarlas, modificarlas o alterarlas por completo.

Posteriormente, entramos en la fase de recapitulación y síntesis del proceso a través del pensamiento, sabiendo analizar las formas que hemos construido. Hay que tener en cuenta que si nos quedamos en la fase de las formas, corremos el peligro de que aquello que se ha creado se convierta en algo fijo y cristalizado.

Podemos observar este triple proceso de desarrollo en nosotros mismos a medida que vamos moviéndonos a través de las doce casas de la carta natal. En todas las casas tiene lugar un proceso de creación, y también existe la tentación de mantener lo que hemos creado en algún tipo de forma fija. Esta crisis llega en el Punto de Reposo de cada casa, y va seguida por la cualidad mutable del último tercio de la casa que disolverá las formas exteriores para llevarnos hacia una nueva creación.

El PE pasando por cada casa

Los temas de cada una de las doce casas y de las tres divisiones diferentes de cada casa se describen en "El Reloj de la Vida", (vol. 1, capítulo 6). El estudiante debería observar que en el sistema de la progresión de la edad se utilizan casas dinámicas. Esto significa que el tema de una casa empieza en el Punto de Reposo de la casa anterior y continúa hasta el Punto de Reposo de la casa en cuestión. Haremos aquí una breve introducción al tema de cada casa, pero para mayor información consulten en "El Reloj de la Vida", vol 1 y 2.

En la Casa 1 encontramos un despertar gradual del "Yo" personal. Inicialmente, el niño adquiere un sentido de sí mismo y de su madre, como una sola unidad frente al resto del mundo. Esto va cambiando a medida que el niño se hace cada vez más consciente de su propio sentido de identidad, desligándose de la madre, especialmente en el período que va de los 3 a los 4 años de edad (fase testaruda).

En la Casa 2 el niño empieza a crear su propio espacio vital y muestra un comportamiento posesivo respecto a lo que considera como suyo. Esta actitud egocéntrica y necesaria puede ocasionar diversos traumas o problemas si más adelante se mantiene la misma pauta. En esta casa el niño teme perder algo y puede que cree bloqueos o mecanismos de defensa a su alrededor, que con el tiempo, se convierten en formas cristalizadas.

En la Casa 3 el adolescente entra en la esfera del aprendizaje y de la educación. Se comunica e interrelaciona con muchachos de la misma edad tomando su propio círculo de amistades, y establece una estrecha relación con compañeros de grupo. Durante este período pueden experimentarse las primeras relaciones amistosas y amorosas, buscando compartir ideas afines.

En la Casa 4 el joven cruza el eje del IC/MC, el Eje de Individualización. Por primera vez entra en el lado del "Tú" de la carta. Sale del seno familiar hacia un mundo exterior en el que es posible entrar en conflicto con sus padres. Así como la Casa 1 está relacionada con el desarrollo del sentido del "Yo", la siguiente casa cardinal (la 4) está relacionada con la independencia del hogar paterno y lazos familiares, para empezar a sentirse un individuo capaz de andar su propio camino.

La Casa 5 corresponde a un período relacionado con el amor, la creatividad y la autoexploración. Puesto que se trata de una casa fija, hay deseos de vivir una atmósfera íntima o privada, y en esta etapa la persona no quiere ningún tipo de interferencia procedente de terceros. Defenderá sus derechos con autoafirmación, y al mismo tiempo será activo y dominante en sus relaciones para conseguir la estima de los demás y la valoración de sí mismo.

En la Casa 6 se da relevancia al trabajo y a la existencia. El valor más superior de Virgo está relacionado con el servicio, y durante este tiempo, el adulto considera importante la profesión que le satisface desde un punto de vista interior. Si en esa etapa se ignoran las sugerencias del Yo superior, de ello puede derivarse cierto grado de dolor o sufrimiento, del que algunas personas intentan escapar enfocando hacia el área de comportamiento de la Casa 12, como refugio.

En la Casa 7 el individuo vuelve a cruzar un ángulo mayor (el DC) y entra en el hemisferio consciente de la carta. Hay una visión distinta del "Yo", antes desde el AC y ahora desde su opuesto, lo que produce que algunas personas se confronten con el hecho de verse realmente tal como son. Si el "Yo" se ha ido construyendo correctamente, se sentirá feliz y podrá compartir su integridad con los demás sin depender de ellos. Si existe un problema personal con el que no quiere enfrentarse y lo proyecta hacia el "Tú", empieza la lucha. El compañero o la pareja reacciona, creando dificultades de asociación durante esta fase. La Casa 7 está relacionada con Libra y la búsqueda del equilibrio, por lo tanto, cualquier cosa que haga le será devuelta inmediatamente. De esta forma, recibiremos tanto lo bueno como lo malo, en respuesta a nuestra propia actitud. Sin embargo, el equilibrio sólo se alcanzará compartiendo con los demás. Durante este período pueden tomarse decisiones que afectarán durante el resto de la vida, constituyendo momentos cruciales en los que se nos ofrecen oportunidades para llegar a tener nuestra propia identidad.

La Casa 8 es un período de transformación, donde se pone en tela de juicio muchos de los valores de la primera mitad de la vida. A menudo nos referimos a este período como la "crisis de media vida" (crisis de los cuarenta). Nuestros hijos son cada día más independientes y las energías intelectuales y espirituales del adulto están dispuestas para otras actividades. El período que se encuentra alrededor del Punto de Reposo de la Casa 8 también es el Punto de Reposo de toda la vida, de forma que no es sorprendente encontrar que la gente experimenta esta etapa como una crisis, y como un tiempo de transformación o renacimiento.

Con el paso a la Casa 9 y sus asociaciones con Sagitario, Júpiter y la sabiduría, hay un desarrollo de la propia filosofía de la vida. La suma de las experiencias de la persona será su Weltanschauung (enfoque de vida). En esta casa existe una relación con lo que Assagioli describió como el supraconsciente. Desde esta elevada posición de la carta y si el individuo ha desarrollado la discriminación y el juicio, puede ser capaz de aconsejar a otros. Por otra parte, si una persona no ha encontrado una razón de vivir, es posible que desencadene una crisis importante alrededor del Punto de Reposo de esta casa.

Cuando el individuo penetra en la Casa 10, alcanza el punto más elevado de la carta (MC). Puede ser un período de autorrealización y satisfacción. Es como la semilla que germina en el IC y crece en el DC para florecer en el MC, subiendo por el eje de individualización. En el reloj de la vida, la Casa 10 representa "el momento de la verdad". Aquéllos cuya posición o éxito no se basa en un paralelismo con su ser interior, sino que más bien la reciben de otros, notarán cómo el inconsciente colectivo opera desde la Casa 4 con una profunda conmoción del fondo de su propio ser. Saturno en la Casa 10 puede ocasionar una crisis de este tipo. Hitler tenía a Saturno en esta posición y el suicidio tuvo lugar exactamente cuando el Punto de la Edad transitaba su Saturno. Debe dejarse claro que todas la personas que tengan a Saturno en la Casa 10 no van a suicidarse cuando el Punto de la Edad alcance este planeta. No obstante, Saturno conlleva aquí algún tipo de crisis relacionada con el poder personal y la ambición. Para una descripción más completa de esta posición de Saturno, el lector deberá remitirse al libro de Liz Green titulado "Saturno", páginas 59 - 66.

En la Casa 11, el individuo deja atrás el tema del crecimiento a lo largo del eje de individualización de la Casa 10 y vuelve a pasar al eje de relaciones. Esta es la casa de las amistades escogidas libremente, y desde la cual la persona puede sentirse segura de sí misma y tolerar las opiniones de otros. En la proximidad del Punto de Reposo de esta casa nos acercamos a la tercera edad, y con ella a la jubilación, época en la que algunos pueden sentir que ya no se les necesita y vivir esperando el final de sus vidas. Desde el Punto de Reposo de esta casa hasta la cúspide de la siguiente, parece haber un aumento de defunciones que pueden relacionarse con el shock de la jubilación.

La Casa 12 es una casa de reflexión y calma, en la que existe el sentido de volver a la "casa del padre". Aquí tenemos la sensación de pertenecer al Todo con una seguridad interior, y un estado de libertad. El esfuerzo personal por la ambición exterior se reduce y el individuo se retira del mundo de las necesidades vitales para abstraerse en sí mismo. El Punto de Reposo de esta casa se encuentra entre los 69 y los 70 años de edad. Pasando por este período se llega al final del camino que sigue alrededor del Zodíaco. A la edad de 72 años volvemos a nacer astrológicamente hablando. Muchos pueden experimentarlo en forma de una vitalidad aumentada, ya que pasan a otra espiral y experimentan de nuevo la Casa 1. Puede ser también una época en que los problemas de la niñez se vean desde una perspectiva diferente y se comprendan más profundamente.

El punto de la edad en aspecto con los planetas

El PE, como todo planeta en tránsito, puede relacionarse a cualquier aspecto que forme con un planeta natal, dentro del círculo de 360º, considerándose como un ciclo de crecimiento. Cuando el PE (Punto de la Edad) está en conjunción a un planeta, es la circunstancia adecuada para ser consciente de la necesidad de crecer en el área de la vida relacionada con este planeta.

Durante los 36 años siguientes, cada aspecto que el PE haga a ese planeta (por ejemplo: semisextil, sextil, etc.) será un momento en el que "el problema" se presentará de tal forma que exigirá que se aprenda algo en relación al tema en concreto. En la oposición podrá hacer frente a la situación desde un punto de vista objetivo, de forma que el siguiente ciclo de 36 años, desde la oposición hasta la conjunción, será un período en el que podrá aplicarse aquello que haya aprendido en la vida. Este proceso es tratado con detalle en "El Reloj de la Vida", vol. 2, de Bruno y Louise Huber, y accesible en la Escuela Huber.

Así es que durante un tiempo de vida de 72 años, el Punto de la Edad formará doce aspectos con cada planeta a medida que da la vuelta al Zodíaco. Estos aspectos son los que se basan en 30º, que son los únicos utilizados en el enfoque de Huber. No todos los aspectos tienen el mismo significado para un individuo. Los dos aspectos primarios son la conjunción y la oposición de un planeta con el Punto de la Edad. En términos de la progresión de la edad, el semisextil, sextil, cuadratura, trígono y quincuncio se consideran aspectos secundarios.

Cuando el Punto de la Edad pasa por un planeta y está así en conjunción con ese planeta, normalmente supone una gran experiencia. El planeta enfrenta a la persona muy de cerca con la energía que él simboliza. Al observar los acontecimientos o experiencias asociados con un planeta determinado en relación al Punto de la Edad, debería prestarse atención a los aspectos de este planeta en el horóscopo natal y a cualquier modelo de aspectos del que el planeta forme parte.

La posición del Punto de la Edad activará el modelo o modelos de aspectos además del planeta con el que está en conjunción. La oposición del Punto de la Edad con un planeta natal permite que la persona obtenga una perspectiva mucho más amplia, y de esta forma es posible ver el panorama de las condiciones circundantes asociadas al planeta.

Durante un período de 36 años, el horóscopo ofrece oportunidades al individuo para que aprenda acerca de la naturaleza y función de las energías simbolizadas por un planeta determinado de la carta. El inicio de este período tiene lugar cuando el Punto de la Edad hace uno de los aspectos primarios con el planeta natal. Entonces siguen cinco aspectos secundarios antes de encontrar al otro aspecto primario.

La vida no pide que el individuo lo aprenda todo de una vez, sino que pone un proceso en marcha y luego ofrece las oportunidades adicionales para aumentar el propio conocimiento a lo largo de un período de tiempo considerable.

Aunque los aspectos primarios suelen asociarse a experiencias y/o acontecimientos importantes que el individuo puede recordar muchos años más tarde, también debería reconocerse la importancia de los aspectos secundarios. Los dos aspectos de aprendizaje: el semisextil y el quincuncio, y especialmente este último, que es el aspecto de aprendizaje profundo, pueden marcar algunos momentos cruciales en la vida de una persona.

Un ejemplo sería el quincuncio del Punto de la Edad con Plutón natal. De forma similar, la cuadratura con un planeta o con dos planetas natales en oposición también puede ser un período importante. La naturaleza de la experiencia individual es tan variada, que sería engañoso sugerir que se puede resumir en unos cuantos párrafos aquello que cada uno de nosotros experimenta cuando el Punto de la Edad pasa por un planeta determinado.

Los ejemplos que figuran a continuación no pretenden ser exhaustivos. Cada astrólogo tiene la capacidad de profundizar en su entendimiento sobre este tema a medida que toma conciencia de su propio modelo de crecimiento, oye las experiencias de otros, y se familiariza más con el lenguaje del simbolismo.

- El paso del Punto de la Edad por el Sol hace muchas personas tienen una sensación de despertar, de convertirse en sí mismas, o de entrar en contacto con su naturaleza esencial.

- El paso por la Luna puede conllevar un período de gran emoción o una intensa experiencia emocional. En las cartas de muchas mujeres corresponde al nacimiento de un hijo.

- Mercurio se encontrará normalmente relacionado con algún tema que tenga que ver con la comunicación. A veces puede tratarse de un período en el que se emprenda algo relacionado con la enseñanza o el aprendizaje.

- Venus y Marte simbolizan los principios femenino y masculino, que serán activados tanto en el hombre como en la mujer.

- Júpiter puede experimentarse como un tiempo de expansión, pero esto dependerá de su posición en la carta y de cuáles sean los planetas que están aspectados por él.

- Saturno, el gran maestro, a menudo aporta lecciones importantes de una u otra forma.

- El paso por Urano puede ir acompañado de lo inesperado.

- El paso por Neptuno puede ser experimentado como si nos encontráramos durante cierto tiempo entre la niebla. También puede activar un despertar espiritual.

- Mucha gente experimenta a Plutón como un tiempo de transformación, aunque la naturaleza del resultado de la renovación es específica para cada persona. Si alguien está intentando aferrarse a viejas formas en el momento en que algo nuevo intenta nacer, puede haber dolor asociado con la experiencia. Cuando ha tenido lugar un gran acontecimiento o una experiencia de transformación importante en la vida de una persona, la posición de Plutón puede ayudar a rectificar la carta.

Algunas personas se casan bajo un aspecto de Saturno, y para estas personas es probable que el tema de la seguridad sea la base de su matrimonio. Otras se casarán bajo un aspecto de Júpiter, lo que significa que esta unión será considerada como el inicio de un período de crecimiento personal.

Si la hora de nacimiento es lo más exacta posible, con el enfoque Huber se pueden hacer análisis del horóscopo a niveles muy precisos. Sin embargo, en España muchas personas que consultan a un astrólogo o bien no saben exactamente la hora de su nacimiento, o bien dan un tiempo aproximado. Hay que proceder con mucho cuidado cuando, bajo estas circunstancias, se relaciona la Progresión de la Edad en el horóscopo natal.

Cuando la hora de nacimiento ha sido verificada, la experiencia del Punto de la Edad haciendo conjunción con un planeta puede durar un período de tiempo de unos seis meses, y la máxima intensidad tiene lugar en la mitad de este período durante dos o cuatro semanas.

En el caso de que la hora de nacimiento sea aproximada, se necesitará un amplio margen para el error y no tiene sentido ser específico sobre el momento en que los acontecimientos y las experiencias tendrán lugar en el futuro. La Progresión de la Edad es una herramienta muy útil cuando se analiza la propia carta o la de otra persona, aunque es esencial tener siempre en cuenta la poca fiabilidad de la hora de nacimiento.

Cuando se comenta una carta con alguien, existe la tendencia a relacionar acontecimientos específicos con los planetas individuales, como por ejemplo: "Me casé con un sextil de Saturno", o "Mi matrimonio terminó cuando el Punto de la Edad pasó sobre Plutón". Es posible que se olvide que estos acontecimientos no fueron incidentes aislados que pasaron en un día de un año concreto, sino que forman parte de un proceso que tuvo lugar a lo largo de un período de tiempo.

El mensaje que aquí se intenta transmitir es el de evitar utilizar la Progresión de la Edad para la previsión de acontecimientos concretos en días específicos, y en su lugar intentar percibir el desarrollo de la naturaleza de una experiencia a través del tiempo. Podemos entonces ser capaces de detectar más fácilmente las propias percepciones relacionadas con la Progresión de la Edad en nuestras cartas, y de esta forma, llegar a ser más sensibles a las experiencias de otros.

El Punto de la Edad y el "counseling"

A pesar de que todo ser humano nace en este mundo con un modelo específico de energías psicológicas, es también cierto que las influencias ambientales de los primeros años afectarán a este modelo y determinarán, en mayor o menor grado, cómo se desarrollará el niño hacia la edad adulta. De la misma manera que un recién nacido aprende a comportarse de una forma determinada para asegurar su supervivencia, como por ejemplo, llorar para ser alimentado o atraer la atención para ser amado, igualmente aprenderá a adaptarse y a manejar las influencias ambientales, los mensajes de los padres, y todo lo que le condiciona.

Esta actitud le permitirá adaptarse a las circunstancias que le envuelven, generando con ello presiones y traumas infantiles que pueden perjudicar el desarrollo natural, con sus efectos psicológicos a lo largo de toda la vida de adulto. La capacidad de poder descubrir, a partir de la carta natal, el potencial que necesita adaptación para vivir conforme al modelo de energía natural de cada persona, puede ser muy valioso para dar el primer paso en la consulta ("counseling").

El Punto de la Edad en el primer cuadrante (hasta los 18 años de vida) proporciona una clave para este proceso revelador, y mirando solamente a sus aspectos de conjunción y oposición con los planetas desde el primer al tercer cuadrante, así como a otros factores (por ejemplo, puntos de reposo, mencionados anteriormente en esta lección) se puede desarrollar una comprensión de las experiencias de la infancia potencialmente relevante.

La naturaleza del planeta(s) aspectado(s), así como el color de las líneas de aspectos al planeta(s) involucrado(s), darán pistas referentes al momento y la naturaleza de las experiencias de la infancia. Por ejemplo, las conjunciones indicarán circunstancias que el niño sintió con una profunda implicación personal, mientras que es probable que las oposiciones den la sensación de haber sido capturado o arrastrado por los acontecimientos. Los aspectos rojos sugerirán un trauma negativo en el que hubo conflicto. Los aspectos azules pueden haber sido una experiencia más fácil con un resultado más positivo, a pesar de que el niño sentirá ese momento más intensamente. Los aspectos verdes, en cambio, indican experiencias de aprendizaje.

La naturaleza de los acontecimientos sugeridos por los planetas involucrados se relacionará con el significado astrológico aceptado de los mismos. Por ejemplo, un aspecto del PE a Urano implica un cambio fuerte, es decir, algún tipo de experiencia desgarradora que puede dar como resultado una ruptura psicológica con la madre. (Urano representa el principio de la madre. Véase la lección 13). Aunque este acontecimiento puede crear un trastorno de larga duración, no será necesariamente negativo si se llega a comprender el proceso, ya que la experiencia puede haber proporcionado una oportunidad para que el niño aprenda a ser responsable. Cuando observemos en la carta las experiencias de la infancia, naturalmente es importante observar también las relaciones del Sol, la Luna y Saturno entre sí.

A modo de ejemplo adicional, si miramos los aspectos del PE con los planetas de las casas 2 y 8, es evidente que se relaciona con los traumas que afectan a la actitud del niño respecto a la seguridad. Por esta razón, la llegada de un hermano o una hermana puede crear celos y proteccionismo y provocar barreras como mecanismo de seguridad. La pérdida de juguetes, sea cual sea la causa, que tengan un significado especial para el niño, puede tener un efecto similar. La pérdida de un padre a través del divorcio o de la muerte, puede crear actitudes que en la vida de adulto, reflejen el miedo a perder aquello que valora, con la consiguiente necesidad de apegarse a la gente y a lo que se ha conseguido, como sustituto de las carencias infantiles.

Las barreras creadas en la Casa 2 pueden causar problemas cuando el PE se desplaza desde el Punto de Reposo de esta casa hasta que se encuentra con la mutabilidad de la Casa 3.

La Casa 3 requiere flexibilidad y capacidad de adaptación para con otros. Los problemas que pasan a esta área de la vida pueden dar lugar a dificultades de aprendizaje en la escuela.

Para el consultante, llegar a ser consciente de estas confrontaciones de la infancia puede ser de gran valor. Por esta razón, empezar una consulta preguntando y analizando que pasó a cierta edad y cómo se vivió puede ser de ayuda a fin de desarrollar una comprensión de cómo las energías de la carta pueden estar trabajando en la vida del adulto.

El movimiento del Punto de la Edad a través de los signos

La velocidad del movimiento del PE a través de las casas es constante y tarda seis años en transitar de la cúspide de una casa a otra. En el tamaño de las casas, y según el sistema de casas de Koch, aparecen marcadas diferencias en relación con los grados del Zodíaco que tiene una casa. Por eso, en la figura 1.7.1 del "Reloj de la Vida", un signo, que indica solamente una parte de una casa, es recorrido en tres años, mientras que otro signo con una casa de menor tamaño es atravesado por el PE, en diez años.

Cuando una casa es pequeña y el PE se mueve lentamente a través de ella, los planetas que se encuentran en la misma y los aspectos formados por el PE crean una impresión más profunda en el individuo. Cuando el tamaño de la casa es grande, el individuo experimenta de forma menos intensa su entorno y tiene la impresión de que el tiempo pasa más rápido al moverse de un signo a otro a lo largo de un período de seis años.

Cuando el Punto de la Edad entra en un signo en el cual hay planetas, es como entrar en una habitación y ver de repente a las personas que hay dentro. Es una revelación importante e instantánea sobre "quién" hay ahí, aunque después sea necesario conocer, hablar y encontrarse con cada planeta individualmente en el signo. Esto normalmente pasa cuando el Punto de la Edad transita en conjunción con el (los) planeta(s).

Cambios de signo del PE

Durante el movimiento del PE alrededor del horóscopo, tienen lugar cierto número de complejos cambios relacionados entre sí.

Cuando se comentan las implicaciones del PE con una persona, el astrólogo necesitará comprender no sólo el significado de cómo se relaciona el PE con la motivación interna (es decir, cómo la estructura de aspectos y los planetas están relacionados con el PE), sino también la relación entre el elemento del signo que el PE ocupa, la cruz a la que pertenece, y cómo esto va asociado a la cualidad cardinal, fija o mutable de la casa en la que se encuentra.

De esta forma, cuando el PE transita por el signo de Piscis con sus cualidades de mutabilidad y de Agua, y llega al signo de Aries, el cambio será especialmente notable, ya que se experimentarán las cualidades de cardinalidad y de Fuego. Si al mismo tiempo, Piscis ocupa la Casa 6 y Aries la 7, la cualidad mutable de la Casa 6 estará en armonía con Piscis, y la cualidad cardinal de la Casa 7 será afín a Aries, con lo cual, la transición de uno al otro será bastante pronunciada.

Cuando, por otro lado, no se de esa fácil armonía de la cualidad de la casa con la cualidad del signo, es posible que hablar con el consultante de la naturaleza de las diversas energías que están actuando, ayude a clarificar lo que previamente fue experimentado como fuerzas opuestas y confusas.

El ejemplo puede ser ilustrativo: un individuo de 46 años de edad ha finalizado recientemente el tránsito del PE a través de Aries y se encuentra en Tauro desde hace poco tiempo. En lo que al PE se refiere, la persona está dejando la dinámica de la Casa 8, fija, y está entrando en la mutable Casa 9. Ya se habrán presentado algunos problemas por la cualidad cardinal de Aries en la casa fija, pero ahora las cualidades fijas de Tauro pueden tratar de aferrarse a las cosas en el momento en que el individuo ha entrado en la parte mutable de la Casa 8 y está a punto de pasar a la Casa 9 (también de naturaleza mutable).

Esta no será la primera vez que el individuo experimentará el conflicto entre las cualidades del signo y de la casa, y el hecho de desvelar cómo la persona trató previamente estos conflictos puede dar algunas pistas sobre los métodos que utiliza inconscientemente, para tratarlos ahora con más objetividad. Tomando conciencia de la discrepancia entre las cualidades del signo y de la casa, el individuo se enfrenta a la opción de cómo actuar e integrar dichas energías.

1. El Paso de los signos de Agua a los signos de Fuego.
De Piscis a Aries, de Cáncer a Leo, de Escorpio a Sagitario.

Cuando el PE cambia de un signo de Agua a un signo de Fuego, el individuo experimenta una clara y marcada diferencia de los elementos. El énfasis en los sentimientos y las emociones cambia hacia la actividad y la creación. Cuando el PE transita por un signo de Fuego, generalmente es un período de aumento de energía, y un cambio hacia nuevos ideales.

2. El Paso de los signos de Fuego a los signos de Tierra
De Aries a Tauro, de Leo a Virgo, de Sagitario a Capricornio.

Durante la fase de Fuego, el individuo se ha vuelto creativo, tiene un punto de vista optimista y existe una tendencia de ir hacia adelante. El cambio a la fase de Tierra ofrece una oportunidad de aportar a los sueños e ideales alguna forma de expresión concreta. Este es el momento de planear, prestar atención a los detalles y trabajar para conseguir ideales concretos a largo plazo.

3. El Paso de los signos de Tierra a los signos de Aire
De Tauro a Géminis, de Virgo a Libra, de Capricornio a Acuario.

En la fase de Tierra, el pensamiento se ha enfocado principalmente en objetivos a largo plazo y realidades prácticas. El cambio a Aire libera el pensamiento de la persona hacia un nivel más mental. Es una buena época para seguir un aprendizaje o formación adicional, ya que es probable que en este período resulte mucho más fácil. Puede experimentarse también como un tiempo en que podemos proporcionar más conocimiento a los otros, particularmente durante el paso a través de Géminis. Cualquier rigidez de modelos y actitudes de pensamiento creada durante la fase de Tierra puede hacerse ahora mucho más flexible.

4. El Paso de los signos de Aire a los signos de Agua
De Géminis a Cáncer, de Libra a Escorpio, de Acuario a Piscis.

Al entrar en la fase de Agua, el individuo empieza a dejar atrás el énfasis en el nivel mental, experimentando más la esfera emocional y las dimensiones espirituales. Para aquellos cuyo enfoque normal del mundo es predominantemente mental, ésta puede ser una experiencia extraña, ya que sus modelos de pensamiento empezarán a verse influenciados por sus sentimientos.

Si la función de los sentimientos puede ser aceptada y valorada, se abre otro canal de percepción importante para el individuo en el camino de crecimiento. Cuando se resiste, puede ser experimentado en forma de depresiones o cambios de humor inusuales, o vulnerabilidad a las críticas.

El punto de la edad y las cruces

Anteriormente ya mencionamos la influencia de las cruces en la cualidad de la casa ocupada por el PE. Además, se llamó la atención al estudiante de la importancia que tienen las cualidades cardinal, fija o mutable, de los signos.

Cuando el PE atraviesa los signos cardinales (Aries, Cáncer, Libra, Capricornio), existe una tendencia hacia los procesos creativos y un movimiento hacia adelante.

En los signos fijos (Tauro, Leo, Escorpio, Acuario) se intenta producir alguna expresión concreta del impulso creativo. Se hacen entonces intensos esfuerzos para defender y preservar lo que ha sido creado.

Con el paso a los signos mutables (Géminis, Virgo, Sagitario, Piscis), la creatividad se observa desde otra perspectiva, y se presentan posibilidades alternativas donde las viejas formas pueden desintegrarse. Ya no existe ningún objetivo claro y la persona se mueve hacia adelante y hacia atrás entre varias posiciones. Con la llegada del siguiente signo cardinal se crea un nuevo impulso y la espiral continúa.

El PE y las casas ocupadas y desocupadas

Todos los horóscopos tienen, por lo menos, una casa desocupada (teniendo en cuenta los diez planetas y el Nodo Norte). Algunas cartas tienen cuatro, cinco o seis casas desocupadas. ¿Hay alguna diferencia en nuestra experiencia cuando el PE se desplaza por una casa con planetas o cuando lo hace por una en la que no hay planetas?

Al buscar respuesta a esta pregunta existen varios caminos a explorar. Por una parte, cada uno de nosotros tiene su propia experiencia respecto hacia dónde dirigirse. Por otra parte, aunque una casa no esté ocupada por ningún planeta, el PE hará aspectos con los planetas de otras casas a medida que vaya desplazándose, los cuales pueden ser especialmente significativos para nosotros.

Desde otro punto de vista, y desde el concepto global del ser humano, cada persona incluye la integración de los doce signos, sea como sea su distribución en la carta. Según esta perspectiva, se puede considerar que todo individuo posee en sí mismo cada una de las cualidades de los signos en forma de predisposición para desarrollar su energía, y vivenciarla. De esta forma, a medida que el PE se va desplazando por un signo, activa el potencial de este signo que ya existe en nuestro interior.

Es probable que los signos ocupados por los siete planetas personales sean experimentados con más fuerza cuando el PE hace conjunción con ellos, y por lo tanto la energía sea más activa. De todas formas, hablar con el poseedor de la carta directamente para su descubrimiento será mejor que establecer una normativa para todas en general. Esta charla con la persona ilustrará el grado de conciencia adquirida de los cambios que han tenido lugar en su vida, en función de cómo el PE se desplazaba por los diversos signos.

Los planetas situados en la Casa 12, a 3º o 4º del AC, pueden relacionarse con las circunstancias que afectaron a la madre durante el embarazo. Cuando un planeta se encuentre a unos pocos minutos de arco del AC, puede tener relación con el proceso de nacimiento. Sin embargo, volvemos a insistir en la importancia de saber la hora exacta de nacimiento, ya que es evidente que cinco o diez minutos de diferencia en la hora supuesta puede invalidar toda la interpretación anterior.

El PE y los vacíos entre aspectos

En una carta observamos un vacío en la estructura de aspectos cuando una de las posibles figuras de aspectos termina, localizándose un "agujero" hasta el comienzo de la siguiente figura de aspectos. Este vacío o acceso directo simboliza una desconexión desde el entorno hasta el núcleo del individuo. Existe pues un espacio vacío antes de pasar a una nueva figura de aspectos, ya que el PE está enfocado directamente al centro de la carta sin líneas de aspectos que intervengan.

Normalmente, el individuo lo experimenta como un período de vulnerabilidad hacia el medio ambiente porque no tiene protección directa. Dejar una figura de aspectos sin haber llegado a la siguiente puede ser como saltar al espacio, y comprensiblemente, algunas personas aún intentándolo se resisten a hacerlo.

Aquí, el astrólogo puede ayudar al consultante a ver la naturaleza temporal de la experiencia y dar algunas indicaciones respecto a su duración. En el punto medio entre las dos figuras de aspectos se sentirá la atracción de la nueva estructura, y la intensidad de la experiencia habrá sobrepasado su punto máximo.

Tránsitos

La mayor parte de los astrólogos están familiarizados con el concepto de la progresión de un planeta en relación a una posición planetaria natal, pero muchos se habrán planteado la pregunta: "¿Por qué la posición progresada de un planeta a veces produce efectos y a veces no?" Así es que debemos decir lo siguiente con respecto a los tránsitos y las progresiones secundarias y su relación con la Progresión de la Edad.

Cuando dibujamos una carta natal, consideramos que cada planeta se encuentra en un punto determinado de la carta, pero posteriormente y en todo momento que pasa, cada uno de ellos se mueve hacia una nueva posición. Si marcásemos el paso de cada planeta de la carta veríamos que, con el tiempo, y según la velocidad de su desplazamiento por el Zodíaco, estaría en un punto de la carta que haría un aspecto, o bien con su propia posición, o bien con otro planeta de la carta.

Esos momentos puntuales conocidos como tránsitos (planetas que actualmente coinciden en conjunción o aspectan a otro planeta natal), remarcan la atención del aspecto en cuestión y obligan a que la persona se haga más consciente de la naturaleza de la energía natal simbolizada por el planeta que es aspectado en la carta. Debido al hecho de que cuanto más rápido es el desplazamiento de los planetas, más rápidos son los aspectos transitorios, se tiende a prestar más atención a los tránsitos de los planetas que se desplazan con más lentitud, es decir, desde Júpiter hasta Plutón.

El PE es el elemento básico a la hora de estudiar las progresiones. Los planetas en progresión son elementos secundarios. Los tránsitos planetarios representan un tercer nivel. Las progresiones secundarias y los tránsitos tienen que considerarse en base al concepto del PE como fondo, pues los tránsitos y las progresiones secundarias parecen tener efecto en el individuo cuando están temáticamente relacionadas con el Punto de la Edad.

La experiencia sugiere que un tránsito o progresión sólo puede llegar a ser importante cuando el PE a su vez está haciendo un aspecto relacionado con el planeta o área de la vida que se está considerando. Por ejemplo, si Saturno natal se halla en la Casa 5 justo antes de la cúspide de la Casa 6 (29 o 30 años), probablemente será aspectado (en conjunción), por el PE, al mismo tiempo que Saturno por tránsito está en conjunción con Saturno natal, o sea, el primer "retorno de Saturno". Esto indica que el individuo experimentará este período como una época significativa, y bien puede ser el momento en que la persona consulte por primera vez a un astrólogo.

El Punto de la Edad y la rectificación de la carta natal

Tal como se ha comentado en la lección de la progresión de la edad, relacionar el significado de los aspectos del PE (Punto de la Edad) y los acontecimientos ocurridos en el pasado, es una tarea relativamente sencilla que permite identificar la hora de nacimiento correcta. Si una persona recuerda la edad que tenía cuando ocurrió un suceso importante en su vida, entonces la carta puede ser ajustada para que el acontecimiento coincida con un aspecto del PE a un planeta, en aquella edad específica.

Cuando se utiliza el PE como método de rectificación es importante trabajar con el mayor número posible de circunstancias vividas como elementos decisivos para hallar la hora de nacimiento. Este número debería ser, por lo menos, de unas ocho determinantes en la vida del individuo.

Todos los principios para la interpretación que se detallaron en la lección de la Progresión de la Edad son válidos para la rectificación. Se puede ajustar la fecha al máximo buscando en las efemérides aspectos importantes y relevantes que puedan identificar exactamente el "acontecimiento".

Recuerde que si quiere alterar el tiempo de nacimiento, por ejemplo, unos 30 minutos, usted no puede simplemente calcular un nuevo Ascendente y mover las demás cúspides de las casas manteniéndolas en su posición original relativa al Ascendente. Para mayor exactitud se hace necesario calcular las nuevas longitudes de las cúspides de las casas, ya que la distorsión del Zodíaco cambia a cada minuto.

Un ejemplo sería cuando una persona le informa que a la edad de seis años lo mandaron a un internado. Esto lo ha experimentado como una ruptura traumática en el hogar y con el principio de la madre. La carta muestra a Urano en la Casa 7 en oposición a un punto de los seis primeros años de la vida, pero el acontecimiento sugiere que podría ser significativo si estuviera en la cúspide de la Casa 8, es decir, opuesto al punto de los seis años de edad. Entonces se ajusta la carta y se busca si otros acontecimientos de la vida de esta persona pueden coincidir con las posiciones y aspectos planetarios apropiados.

Un segundo ejemplo podría ser el de una mujer que se casó a los 21 años. Usted observa que Saturno está situado en algún lugar de la parte inferior de la carta, por lo que puede ser pertinente volver a examinar la carta con Saturno en conjunción al PE en la fecha de la boda para ver si otros acontecimientos coinciden con los aspectos apropiados. También puede investigar cuál fue la motivación de la boda y si la misma está relacionada con el significado de Saturno referente a la previsión de seguridad.

Es posible observar toda la perspectiva de varios años examinando el Punto de la Edad, además de los aspectos, a través de uno o más signos y casas. Es interesante darse cuenta de la relevancia del PE en relación con las diferentes zonas de las casas, es decir, los Puntos de Reposo, las áreas de estrés, así como del significado de los signos o de las casas. Por ejemplo, el PE transitando a través de Géminis o la Casa 9 puede haber coincidido con el momento en que una persona decidió empezar un nuevo proyecto de aprendizaje, o desarrollar una carrera universitaria.

Esto requiere práctica y no es fácil de llevar a cabo hasta que usted no haya tenido la oportunidad de experimentarlo. Es importante tener en cuenta que la rectificación se consigue identificando los acontecimientos que fueron importantes desde el punto de vista del crecimiento psicológico, en lugar de los acontecimientos que pueden ser recordados solamente por su impacto externo.

Debe tenerse cuidado en la utilización inicial de esta técnica, pues hasta que no haya adquirido experiencia no es recomendable su utilización cuando la hora de nacimiento es totalmente desconocida. En este último caso, siempre existe la posibilidad de que la rectificación no sea correcta. Cuando la hora de nacimiento sea incierta, podemos orientarnos a través de la experiencia de una cruz del eje que sea importante en la carta. La familiaridad del área de la vida ocupada por el Nodo Sur en función del apego que se mantiene por lo conocido, también puede ser un punto de partida para la rectificación.

Lectura esencial: El Reloj de la Vida, vol. 1 y vol. 2 de Bruno y Louise Huber. Ed. Indigo.

 


 

Lectura esencial: El Reloj de la Vida, vol. 1 y vol. 2 de Bruno y Louise Huber. Ed. Indigo.

 

MÉTODO HUBER

Cursos a distancia y presenciales impartidos por la Escuela Huber de Psicología Astrológica

Web: Escuela Huber

Curso gratuito de introducción al Método Huber

Escrito especialmente para los interesados en obtener unas bases del método.

Curso básico de cultura astrológica

Curso especíifico para principiantes que deseen adquirir una buena base en astrología, y en el cálculo y dibujo de la carta natal.

Curso avanzado de Asesoramiento Astrológico Huber

Enfoque integrado psicológico de la interpretación de la carta natal. 
Con Certificado de Asesor Astrológico de la Escuela española que permite seguir con la formación para obtener el diploma API suizo.

Los alumnos de ambos cursos (Básico y Avanzado) cuentan con tutor personalizado.
El contenido incluye: Material didáctico, CDs, libros, programas, etc.

Cursos especializados:

Para personas interesadas en los Estudios de Esoterismo y Astrología Esotérica.

Más información en: Escuela Huber